Nota: En esta publicación expreso mi opinión personal.  En ninguna manera estoy asociada con este producto.  
No soy catadora de café profesional.
El café suele ser la excusa más frencuente cuando te pones de acuerdo para ver a alguien.  !No hay como una buena taza de café y una charla!  Ambos se complementan muy bien. 
En esta ocasión te hablaré sobre el café de Sanborns.  Lo visité recientemente no precisamente para escribir este post, sino para ver a una amiga y ponernos al corriente. 
Posiblemente Sanborns no sea el lugar que a muchos se les viene a la mente cuando hablamos de ir a tomar un café. Pero sinceramente decidí darle una oportunidad. 
Hablando específicamente del café americano, este restaurant tiene la opción del refill, lo cual en lo personal no son buenas noticias.  Así que en esta oportunidad decidí probar el café espresso.  Se tomó unos 10 minutos en tener frente a mi la tacita pequeña, fue algo que me dio muchas esperanzas, a pesar de que en ningún instante sentí el olor de café que saliera de la cocina. 
Al olfato se sentía con cuerpo.  Al gusto se podía detectar el sabor de que el café no era recién hecho.  Me atreví a preguntarle a la mesera, la cual confirmó mi sospecha.  Me compartió a detalle el modo de “preparación” del café y se ve que en este aspecto les falta pulirse.  
En ocasiones las salidas y tus visitas a los restaurantes no era lo que esperabas, por lo que es importante que la conversación sea de calidad para hacer contrapeso.

1/5